Erger & Plant Dormancy Network

Focus on

Cultura de la latencia,
cultivo del despertar

La Plant Dormancy Network nace del deseo de interceptar la necesidad común de todas las partes interesadas para comprender mejor el fenómeno de la dormancia y para proporcionar las mejores soluciones, junto con un soporte técnico altamente especializado.

La Plant Dormancy Network implica la colaboración con las universidades y los más prestigiosos centros de investigación internacionales con el fin de comprender mejor la dormancia y fomentar el debate sobre este importante tema en los foros internacionales. Particularmente útil para el estudio de la dormancia y los genes que lo regulan es el Next Generation Sequencing, desarrollado por la prestigiosa cooperación de Valagro con NSure, el Instituto de investigación holandés de la Universidad de Wageningen, líder en tecnologías avanzadas para la detección y la secuencia en las plantas. Gracias a esta tecnología innovadora para la secuenciación de genes es posible realizar un mapa en tiempo real de los genes de cualquier planta en cualquier momento, y adquirir cantidades masivas de datos extremadamente precisos en solo 2 semanas, con un enorme ahorro de tiempo y costes. Permitirá detectar la activación de genes - incluso para aquellos cultivos cuyo genoma aún no ha sido secuenciado. El Next Generation Sequencing es particularmente eficaz para comprender mejor la acción del bioestimulante en la planta, en particular cuando se aplica en la fase de dormienza, como el Erger®.

más informacióncerca

Las plantas, obligadas a sufrir las acciones del ambiente que las rodea, alternan periodos de crecimiento, cuando las condiciones son favorables, con periodos de estasis o baja actividad metabólica, cuando las condiciones climáticas son desfavorables. Por lo tanto, la latencia se puede definir como una suspensión temporal del crecimiento visible de cualquier estructura de la planta que contenga un meristemo (tejido compuesto por células capaces de multiplicarse por división).

En las zonas donde no se satisfacen las necesidades de frío, debido por ejemplo, a una temporada invernal suave, se aplica Erger para permitir que la planta inicie los procesos metabólicos que conducen a la interrupción de la latencia. Gracias a la tecnología Geapower, Valagro ha desarrollado GEA342, un proceso innovador que ha permitido mejorar la formulación del producto, aumentando su eficacia en la activación de los procesos metabólicos asociados con la salida de la latencia por parte de la planta. Gracias a su formulación, Erger es particularmente eficaz en frutales de hoja caduca, especialmente en la uva de mesa y el cerezo. Además, el producto está enriquecido con calcio y nitrógeno (en sus formas nítrica, amoniacal y ureica).

Debido a las características peculiares de Erger, los cultivos indicados y las instrucciones de uso varían en los diferentes países y dentro del propio país pueden varias en las distintas zonas. Hoy en día, los cultivos autorizados en la etiqueta para todos los mercados son el cerezo y la uva de mesa, mientras que para los otros cultivos, la respuesta de un interruptor de la latencia puede ser diferente en distintas áreas. Incluso dentro de una misma especie cada cultivar tiene su propio umbral.

Antes de aplicar Erger, es importarte consultar la etiqueta o dirigirse directamente a la asistencia técnica de Valagro.

latencia.jpg

Representación esquemática de la relación entre la latencia de las yemas y los procesos bioquímicos endógenos.

La preparación para superar las condiciones adversas aparece en las plantas antes de que estas se produzcan gracias a la existencia de sistemas particulares de percepción que señalan la proximidad de las diversas condiciones climáticas. Los factores ambientales que influyen en el estado de actividad de las yemas varían para las diferentes especies y se deben a la temperatura, al fotoperiodo (duración diaria de las horas de luz), a la cantidad de luz, a la disponibilidad de elementos nutritivos y a factores internos específicos de las especies y variedades. Cuando se tienen las condiciones adecuadas para que aparezca la latencia de las yemas (días cortos y bajas temperaturas), en las hojas de la planta se inicia una fase de senescencia que determina la muerte de las células precedida de la síntesis de inhibidores, que se trasladan a las yemas, determinando la detención de cualquier actividad metabólica.
Estos inhibidores, responsables de la inducción y el mantenimiento de la latencia de las yemas, están representados por diversas sustancias, entre las cuales destacan el ácido abscísico y la naringenina, mientras que en el proceso de despertar vegetativo aumentan los promotores, principalmente las auxinas, citoquininas y giberelinas, así como las variaciones a cargo de los sistemas enzimáticos, de los niveles de ADN y ARN, de la permeabilidad de las membranas y del estado de hidratación de los tejidos. En los climas templados, la mayor parte de los frutales de hoja caduca alcanzan el periodo máximo de latencia poco antes de la caída de las hojas. Durante el invierno, la proporción entre los compuestos cambia lentamente y, cuando las yemas se abren en primavera, los inhibidores han desaparecido del todo al mismo tiempo que aumentan los promotores hormonales y enzimáticos.
Durante la latencia, la actividad respiratoria de las yemas primero sigue una tendencia de reducción hasta un nivel mínimo, que corresponde con la etapa de menor actividad celular, luego vuelve a aumentar con intensidad hasta la germinación y la antesis (floración). Desde el punto de vista bioquímico, la entrada en quiescencia también está acompañada por una acumulación progresiva de ciertas enzimas (celulasas y pectinasas) y de almidón, como resultado de una reducida hidrólisis amilásica, mientras que al final de la latencia, se produce una disminución característica del contenido en almidón, que se hidroliza y, a continuación, se convierte en hidratos de carbono solubles.
Incluso los compuestos de nitrógeno sufren, respectivamente al inicio y al final de la latencia, procesos de acumulación y removilización.

LAS NECESIDADES DE FRÍO

Durante el invierno, en las yemas se produce tanto el mecanismo de eliminación de los inhibidores como la producción de promotores (giberelinas, citoquininas y auxinas). El período de frío, por tanto, no es solo un período de espera, sino que se trata de una fase durante la que se constatan aquellos procesos metabólicos que permiten a las yemas recuperar la capacidad fisiológica de reanudar el crecimiento. La salida de la latencia por parte de las yemas se produce justo después de su exposición durante un período determinado a bajas temperaturas, es decir, después de que se hayan satisfecho sus “necesidades de frío”.

fabbisogno_freddo_es.jpg

Evolución de la latencia en las plantas
Se inicia con la paralatencia y se acentúa con la endolatencia. A medida que disminuye con la s-endolatencia, las yemas se vuelven cada vez más sensibles a la acción de los estímulos de los interruptores de la latencia. La intensidad y la duración de la ecolatencia dependen de las condiciones ambientales.

Las tres etapas de la latencia:

  • Paralatencia: última fase de diferenciación de las yemas. Fase reversible de la latencia.
  • Endolatencia: ausencia de actividad metabólica en la planta, se divide en: d-endolatencia (fase irreversible) y s-endolatencia (fase reversible).
  • Ecolatencia: primera fase de activación del metabolismo de tipo reversible e influenciada por las condiciones ambientales.

La percepción del frío funciona para las plantas como un reloj que señala la duración del cumplimiento de estos procesos metabólicos. A través de los años, se han desarrollado varios métodos para evaluar el desarrollo de la latencia de las yemas. Las necesidades de frío normalmente se cuantifican y se expresan en términos del número de horas con temperaturas por debajo del umbral de los 7 ºC (método Weinberger), aunque recientemente se han propuesto otros métodos más articulados (ej. método Utah) y el modelo dinámico (ej. modelo de Fishman) que valoran de manera diferente y adecuada la permanencia de la temperatura entre los diversos rangos térmicos. Las distintas especies tienen necesidades de frío extremadamente variables: en el melocotonero y el manzano se alcanzan niveles elevados, mientras que es bajo o irrelevante en el almendro, los cítricos, el olivo, la higuera, el membrillero, el granado y en las especies tropicales y subtropicales en general.

fabbisogno_freddo_es_21.jpg

EFECTOS DE NO CUMPLIR LAS NECESIDADES DE FRÍO

Sin embargo, si el invierno no es lo bastante largo o frío para permitir el reposo normal, se produce una prolongación de la latencia de las yemas, que puede ir acompañada de una serie de anomalías que reciben el nombre de “foliación retardada” o “reposo prolongado”.

Los efectos se pueden observar en todos los aspectos del ciclo de crecimiento de la planta. La intensidad de los síntomas se relaciona con la gravedad de la falta de acumulación de horas de frío. En los órganos vegetativos se puede manifestar la falta de apertura de las yemas laterales y/o una germinación retardada y progresiva; en consecuencia, se obtiene un desarrollo exclusivo de la yema apical y una escasa formación de ramas laterales. En este caso, hay un retraso en la foliación que también determina un agotamiento prematuro de las reservas nutritivas, aumentando el riesgo de caída (prematura) de los frutos. No satisfacer las necesidades de frío también puede determinar la caída de las yemas florales y la aparición de anomalías florales (pistilos dobles, aborto del ovario, flores pequeñas y deformes, producción reducida de polen, baja fertilidad, reducción del cuajado de los frutos).

effetti_freddo_es.jpg

También es muy frecuente el retraso, la progresividad y la duración excesiva de la floración, a los que sigue una maduración progresiva y retardada de los frutos. La producción es, en general, muy escasa y pobre, con frutos de menor tamaño que a veces también presentan deformaciones. No satisfacer las necesidades de frío también se manifiesta con problemas en la polinización, debido al desfase de la época de floración en especies y cultivares con fecundación cruzada obligada (cerezo, almendro, kiwi, manzano, ciruelo, peral). En las zonas con inviernos suaves (Israel, Florida, Sicilia, etc.) las variedades con una elevada necesidad de frío florecen más tarde que aquellas que tienen menos exigencias.

Ingredientes activos y forma de uso

El crecimiento vegetativo está representado por la degradación del almidón, principal reserva nutritiva de algunos tipos de plantas, inducida por la reanudación de la actividad respiratoria. No satisfacer las necesidades de frío no siempre garantiza una movilización rápida de las reservas nutritivas causando, de esta manera, una germinación y una apertura de las yemas progresiva y no uniforme. Con la administración directa de los mono y polisacáridos contenidos en Erger, la planta en fase de crecimiento vegetativo, incrementa los niveles de respiración y, por lo tanto, energéticos, incluso cuando se presentan unas condiciones climáticas desfavorables.

solution_es.jpg

Funciones de uso del producto

Apoyo a las actividades enzimáticas
La presencia de calcio en Erger permite aumentar los niveles de degradación de las reservas de almidón, a través de la cual se activa el crecimiento vegetativo y se aumentan los niveles de actividad de algunas enzimas responsables de la producción de energía.

Estímulo del metabolismo del nitrógeno inorgánico
El nitrógeno representa el componente más significativo en las plantas después del carbono, el oxígeno y el hidrógeno. Las formas nítrica, ureica y amoniacal del nitrógeno presentes en Erger, apoyan la activación del metabolismo del nitrógeno, que da comienzo al proceso de apertura de las yemas y a su uniformidad.

soluzione_es.jpg

Estimulación de la síntesis de las giberelinas
Las giberelinas son compuestos de terpeno producidas por hongos y plantas superiores, y se conocen por estimular el desarrollo de las yemas en la fase de crecimiento vegetativo. La presencia de diterpenos en Erger permite aumentar los niveles de giberelinas en los tejidos de la planta, determinando así un mayor desarrollo y velocidad de crecimiento de los ápices vegetativos.

Efectos

Avance del despertar vegetativo
La aplicación de Erger acelera la terminación de todos los procesos metabólicos que normalmente se desarrollan en las plantas durante las horas de frío con el fin de anticipar la ruptura de la latencia, la apertura de las yemas y el inicio del despertar vegetativo.

erger_trattato_1.jpg
erger_non_trattato_es.jpg

Fuente: experimentación interna de Valagro, Sicilia

erger_trattato_2.jpg
erger_non_trattato_2es.jpg

Fuente: Sabancı Üniversitesi, Turquía

Uniformidad en la apertura de las yemas
La aplicación uniforme de Erger en toda la planta proporciona simultáneamente a todas las yemas los metabolitos necesarios para superar la latencia, garantizando una apertura uniforme a lo largo de la rama y de la planta.

Aumento de la fertilidad de las yemas
En algunos cultivos no todas las yemas son capaces de producir inflorescencias. En el caso de la uva de mesa, la fertilidad real de las yemas se entiende como la relación entre el número de inflorescencias obtenidas y el de las yemas abiertas o brotes, que aumenta al disminuir este último. Erger ofrece a las yemas ciegas un extra de metabolitos que permite una mayor fertilidad y por tanto una mayor apertura.

Anticipo de la maduración
Anticipar la maduración de sus cultivos representa hoy en día la única solución para obtener los mejores precios. La ruptura de la latencia obtenida con la aplicación de Erger determina un anticipo del ciclo vegetativo-productivo que sigue hasta la cosecha de los frutos.

Homogeneidad de la maduración y uniformidad de tamaño
La apertura homogénea de las yemas determinada por la aplicación de Erger favorece una mayor homogeneidad de maduración tanto en las ramas como en la planta entera, eliminando la necesidad de realizar diversas intervenciones de recolección y por lo tanto, reduciendo los costes.

Aumento de la productividad y calidad de los frutos
El anticipo del despertar vegetativo desencadenado por Erger permite que los frutos disfruten de un ciclo de maduración más largo para beneficio tanto de su crecimiento como de su coloración, con un marcado incremento de la calidad. Además, con Erger, el aumento de la apertura de las yemas, que de otra manera serían ciegas en algunos cultivos como la uva de mesa, determina un aumento concreto y cuantificable de su productividad global.

Uva de mesa

  • 6 – 7 l por hectolitro de solución; tratar 60 días (±5) antes de la rotura de las yemas (el 5 % de yemas algodonosas). Considere el anticipo de la germinación inducido por la cobertura con una carpa.
  • Añadir a ERGER 16 l de ACTIV ERGER por hectolitro de solución final (solución final de 100 l = 6 l ERGER + 16 l ACTIV ERGER + 78 l de agua).
  • Mojar bien las ramas (se recomiendan 400-600 l de solución por hectárea, dependiendo del equipo utilizado y de las dimensiones de la planta.)

Manzano

  • 5- 6 l por hectolitro de solución; tratar 50 días (±5) antes de la rotura de las yemas (el 5 % de las yemas que muestran la punta verde).
  • Añadir a ERGER 8 l de ACTIV ERGER por hectolitro de solución final (solución final de 100 l = 6 l ERGER + 8 l ACTIV ERGER + 86 l de agua).
  • Mojar bien las ramas (se recomiendan 700-1300 l de solución por hectárea, dependiendo del equipo utilizado y de las dimensiones de la planta.)

Kiwi

  • 6 l por hectolitro de solución; tratar 50 días (±5) antes de la rotura de las yemas (el 5 % de las yemas que muestran la punta verde).
  • Añadir a ERGER 9 l de ACTIV ERGER por hectolitro de solución final (solución final de 100 l = 6 l ERGER + 9 l ACTIV ERGER + 85 l de agua).
  • Mojar bien las ramas (se recomiendan 400-600 l de solución por hectárea, dependiendo del equipo utilizado y de las dimensiones de la planta).

Cerezo

  • 5-6 l por hectolitro de solución; tratar 45 días (±5) antes de la rotura de las yemas (el 5 % de las yemas que muestran la punta verde).
  • Añadir a ERGER 8 l de ACTIV ERGER por hectolitro de solución final (solución final de 100 l = 6 l ERGER + 8 l ACTIV ERGER + 86 l de agua).
  • Mojar bien las ramas (se recomiendan 10-15 hl de solución por hectárea, dependiendo del equipo utilizado y de las dimensiones de la planta.)
más información cerca

Evidencias

El género Actinidia es nativo de China, en particular del valle del río Yangtsé. En Europa, el fruto se introdujo por el explorador Robert Fortune en 1845, más tarde en Italia al fruto se le dio el nombre de kiwi. La actinidia se caracteriza por ser una especie dioica, con individuos perennes trepadores o postrados, la mayoría son caducos, pero hay individuos perennes en zonas con altas temperaturas. El clima influye de manera desproporcionada en el proceso de desarrollo de la planta, desde el momento en que determina la capacidad o intensidad de la emisión de los brotes.
En particular, durante el período invernal, el kiwi tiene una necesidad de frío (600-850 horas a temperaturas inferiores a 7 ºC) que permite que las yemas superen la fase de latencia y garantiza su germinación normal. Por tanto, los climas caracterizados por frecuentes bajadas de temperatura no favorecen una producción constante, y los climas excesivamente cálidos no permiten cumplir la necesidad de frío del cultivo.

El cerezo es un frutal perteneciente a la familia de las Rosaceae y a la especie Prunus, dentro de la cual se pueden distinguir tres subgrupos: el Prunus cerasus o guindo, el Prunus avium o cerezo dulce y el Prunus mahalebe o cerezo de Santa Lucía. Originario de Europa y de algunas zonas montañosas frías de Asia Menor, el cerezo no tiene requisitos térmicos especiales, resiste las temperaturas invernales extremas y por esta razón su difusión es muy amplia.
Las temperaturas de otoño y principios de invierno deben permitir superar la latencia de las yemas. La mayoría de los cultivares de cerezo dulce tienen una necesidad de frío de alrededor de 1.000 horas, seguidas de una fase más vulnerable al retorno del frío, como es el cuajado de los frutos, donde las temperaturas inferiores a -1 ºC pueden dañar los frutos jóvenes. Durante la floración, las temperaturas deben mantenerse entre 15 y 25 ºC.

El manzano pertenece a la familia de las Rosaceae, a la subfamilia Pomoideae y al género Malus. El género Malus está a su vez formado por treinta especies primarias, tanto de fruto como ornamentales, originarias principalmente de Asia, pero también de América del Norte y una sola de Europa, el Malus sylvestris. El cultivo del manzano es uno de los más comunes en todo el mundo.
El gran número de variedades y de portainjertos utilizables permiten su adaptabilidad a diferentes condiciones pedoclimáticas. En cuanto a las temperaturas, para el manzano es importante satisfacer las necesidades de frío (600-900 horas de frío dependiendo de la variedad) que permiten su crecimiento vegetativo, en este sentido, la amplia gama de variedades permite cultivarlo en áreas templadas del centro y sur de Italia. La resistencia al frío invernal es buena, hasta -20/25 ºC

Vitis es un género de plantas arbustivas de la familia Vitacea, antiguamente llamada Ampelidacea. La especie más conocida del género es Vitis vinifera L., comúnmente conocida como vid, domesticada en su forma sativa y cultivada desde tiempos antiguos en Europa, Oriente Medio y el Cáucaso. Otras especies, en su mayoría de origen silvestre americano son: Vitis labrusca; Vitis riparia; Vitis rupestris; Vitis berlandieri (o vitis cinerea). La vid es una planta perenne, leñosa de hoja caduca de climas templados. Para cumplir de una manera armónica su ciclo anual necesita un período de invierno adecuado con temperaturas entre 0 y 12 ºC, con mayor eficacia si están comprendidas entre 6-7 ºC durante 200 horas.

Pruebas técnicas

Ensayos en uva de mesa (Victoria, en invernadero) - Sicilia, Italia

(Datos tomados el 18 de marzo de acuerdo con la escala BBCH)

Dosis: Erger 7% + Activ Erger 16%
Momento de aplicación: Aplicación a la madera 60 días antes de la apertura de yemas

Ensayos en uva de mesa (Thompson Seedless) - Porterville, California

(Datos tomados el 19 de marzo, 60 días después de la aplicación de Erger)

Dosis: Erger 7% + Activ Erger 16%
Momento de aplicación: Aplicación en la madera 60 días después de la apertura de yemas (19 de enero)

Ensayos en nectarin (N2 36) – Mazarrón, España

Dosis: ERGER 3% + ACTIV ERGER 5%
Momento de aplicación: Se aplica cuando se cumplen el 70% de las horas frío para esta variedad. Fecha límite: 2ª semana de diciembre

Ensayos en uva de mesa (Superior) - Totana, España

Dosis: ERGER 6% + ACTIV ERGER 16%
Momento de aplicación: Aplicación 45 ±5 días antes de la fecha prevista de brotación

Ensayos en manzana (Royal Gala) – Urubici, Brasil

Dosis: Erger 5% + Activ Erger 5% (800 l/ha)
Momento de aplicación: aplicación en ramas desnudas 45 días antes de la apertura de yemas (26 de agosto)

Ensayos en cereza (Compact Stella) – Hastings, Nueva Zelanda

Dosis: Erger 6% + Activ Erger 8%
Momento de aplicación: aplicación en ramas desnudas 45 días antes de la apertura de yemas

Ensayos en melocotón (Astoria) - Molina del Segura, España

Dosis: ERGER 3% + ACTIV ERGER 5%
Momento de aplicación: Se aplica cuando se cumplen el 70% de las horas frío para esta variedad.


Vídeo

¿Le gustaría recibir más información?

Póngase en contacto, con nosotros, nuestro experto responderá tan pronto como sea posible.